Categories
LUGARES

MULTICULTURALIDAD, HERMOSAS ESCORTS, CATARATAS Y UN PEQUEÑO OCÉANO

Tales son las características de Toronto, ciudad de hermosas escorts y una modernidad que parece haber domesticado a la naturaleza. Aunque sigue allí, para quienes quieran disfrutarla, y a pocos minutos de la civilización.

Es la ciudad más importante de Canadá (aunque no la capital nacional) por su población. Y por ser la principal plaza económica, financiera y de comunicaciones. Sí, es la capital de la región de Ontario. Y en ella viven unos tres millones de personas, que serían seis millones considerando su área metropolitana.

Está a orillas del Lago Ontario, lo que le da cierto aire marítimo, aun estando a cientos de kilómetros del océano. Ese lago tiene unos impresionantes 18.960 km² de superficie. Aun así, es el menor de los cinco grandes que comparten Estados Unidos y Canadá en sus fronteras.

Sus rascacielos le dan un aspecto decididamente “norteamericano”. Aunque apenas uno sale un poco del vertiginoso downtown, imperan los barrios residenciales apacibles y con un tranquilo ritmo de vida.

La diversidad cultural como marca registrada

Más de la mitad de sus residentes no han nacido en Canadá. Por eso gran parte de la ciudad está formada por barrios mayoritariamente habitados por diferentes comunidades. Todas con sus respectivos emprendimientos, restaurantes y formas de vida. Andando pocos kilómetros, pasamos del barrio portugués al griego. Luego al chino, a una “Little Italy” o al sector coreano. Toronto es como una ONU a pequeña escala, con la consiguiente riqueza cultural y gastronómica en la misma ciudad.

Por algo hay todo un atractivo “Entertainment District”. Es la zona con mayor profusión de teatros, salas de conciertos, restaurantes y los mejores clubes nocturnos de la ciudad, pubs y lugares alternativos. Todos en King Street, Queen street y sus alrededores.

Las mejores vistas de Toronto: las hermosas escorts y la torre CN

Si hay algo que distingue a la ciudad, sobre todo porque se ve desde muy, pero muy lejos, es la Canadian National Tower, o CN Tower. Es una imagen icónica la de esta inmensa torre de teleradiodifusión, la más alta de América. Fue también la construcción más alta del mundo, hasta que la superó el Burj Khalifa de Dubai.

Inaugurada en febrero de 1976, tiene 553 metros de altura, y es uno de los mayores atractivos turísticos de la zona. No acceder a su mirador (a 447 metros de altura) para deslumbrarse con las vistas de la ciudad y los alrededores, es casi como no haber visitado Toronto. Entre otras curiosidades, costó 260 millones de dólares, y en su construcción trabajaron más de 1500 operarios durante 40 meses. Es la verdadera postal de la urbe, por la que pasan unos dos millones de turistas al año. Posee una escalera metálica de 1776 escalones, que llega hasta los 447 metros, o 147 pisos. Es la más larga del mundo.

Dos atractivos extra de este ya enorme atractivo en sí mismo, están a 346 metros de altura: el Horizons Cafe. Y más arriba aún, en la Plataforma de observación interior, a 351 metros, está el muy famoso restaurante 360. Es el que gira sobre sí mismo por completo, en un ciclo de 72 minutos.

Y claro; no todo es ciudad y edificios imponentes. Como dijimos, el Lago Ontario (y, por lo tanto, sus otros cuatro “hermanos”) además de las legendarias cataratas del Niágara, son una presencia poderosa y muy cercana. De ellos hablaremos muy pronto.